Banner
Banner
Banner
Home
Sábado, 21 Enero 2017 00:53

El Uruguay en Bocca de todos

  Por Eduardo Rivero
Valora este artículo
(7 votos)

Muchos uruguayos seguramente se preguntan cual fue la primer medida que tomó el maestro Julio Bocca cuando asumió la dirección del Ballet Nacional del Sodre. ¿Contratar nuevos bailarines? ¿Renovar el repertorio? ¿Convocar al elenco para una reunión explicando sus propósitos al asumir tal cargo?

La primer medida que tomó el maestro Bocca, el primer día de trabajo, fue hacer poner la tapa en el inodoro de un baño de la zona de camarines.

Puede parecer algo increíblemente pueril, pero sin embargo no lo es. Nuestro país, especialmente en lo que a los organismos públicos se refiere, está enfermo de descuido y de desidia, y el maestro Bocca consideró que era una falta de respeto para los bailarines a los que a partir de ese momento intentaría profesionalizar, el que hubiera un baño en pésimas condiciones.

Con ese sencillo detalle demostró su férrea voluntad de hacer respetar a los integrantes del cuerpo de baile y de ser respetado el mismo, y vaya si lo consiguió.

Esta anécdota sucedía en 2010, año en el que por propuesta del gobierno entonces presidido por José Mujica, se convirtió en el director del Ballet Nacional. Nuestro principal cuerpo de ballet cumplía 75 años en ese momento, se encontraba en franca decadencia en todos los rubros y sus espectáculos a veces eran presenciados por no más de veinte o treinta espectadores.

En sus siete años como Director, el Maestro Bocca ha logrado que el ballet sea un fenómeno masivo como nunca antes en el Uruguay, que el cuerpo se halla modernizado en todos los rubros, que los 18 departamentos fuera de Montevideo hayan recibido al elenco y su propuesta artística, que los escolares de capital y zonas rurales hayan visto ballet en la nueva y maravillosa sala del Sodre, que el cuerpo de baile del Instituto haya hecho ya dos giras por Europa con un éxito de público y crítica resonante y que la compañía esté considerada hoy por hoy entre los diez cuerpos de ballet más importantes del mundo.

El maestro Bocca ha ajercido el poder con no poca severidad, incrementando las horas de trabajo utilizadas hasta entonces, proyectando el repertorio a abordar hasta con dos años de anticipación, aumentando exponencialmente el número de funciones y logrando que el ballet en el Uruguay haya dejado de ser una actividad cultural de elite.

Determinadas puestas en escena han vendido más localidades que el fútbol, lo cual es mucho decir en un país de las características del nuestro.

El gobierno uruguayo, a través del Ministerio de Educación y Cultura y el Sodre han elegido en forma inmejorable. Julio Bocca se encuentra radicado en Montevideo desde 2009 y ha declarado una y otra vez que le encanta vivir aquí y que no concibe su vida volviendo a Buenos Aires, por más que también ha dicho que sueña dirigir un día a la Escuela de Ballet de Teatro Colón.

Conviene repasar brevemeente su trayectoria para comprender cabalmente el privilegio de que goza la cultura uruguaya al tenerlo al frente de nuestro Ballet Nacional.

Bocca se encuentra a punto de cumplir cincuenta años, ya que nació en la localidad de Munro, Buenos Aires el 6 de marzo de 1967. A los 4 años tomaba ya lecciones de ballet con su madre Nancy Bocca. A los 7 ingresó al prestiogioso Instituto Superior de Arte del Teatro Colón. Con apenas 15 el más grande bailarín argentino de la historia ya era primer bailarín en la Fundación Teresa Carreño de Venezuela y en el Teatro Municipal de Río de Janeiro. A los 18 años ganó la Medalla de Oro en el 5° Concurso Internacional de Ballet de moscú y con apenas 19 ingresó al mundialmente célebre ABT (American Ballet Theatre) donde permanecería muchos años cimentando su fama mundial, lo que le permitiría bailar con partenaires de la talla de Eleonora Cassano, Alessandra Ferri, Carla Fracci, Natalia Makarova, Raquel Rossetti, Lidia Segni y Cheryl Yeager.

En 1980 funda su propia compañía y siete años después abre su propia escuela de danza.

Entre las distinciones que ha recibido se encuentran Dancer of the Year del periódico The New York Times(1987), Personalidad del Año en Francia (1990), Benois de la Danse del Teatro Bolshoi de Moscú (1992) y Medalla de las Artes del John F.Kennedy Center for the Performing Arts de Washington (2008)

Su carrera de bailarín se cerró el 22 de diciembre de 2007 cuando bailó en un escenario montado en la Avenida 9 de Julio de Buenos Aires ante un público estimado en 300.000 personas.

Desde que dirige el Ballet Nacional del Sodre ha estrenado más de 20 espectáculos, que van desde títulos clásicos como “Don Quijote”, “El Lago de los Cisnes”, “Giselle”, “La Bayadera” o “El Corsario”, hasta obras contemporáneas como “Un tranvía llamado deseo”, “The leaves are fading” o “La consagración de la primavera” y hasta estrenó piezas escritas especialmente para el ballet del Sodre. Asimismo, sus enseñanzas han potenciado a jóvenes bailarines uruguayos y extranjeros que son parte del elenco como las primeras bailarinas María Noel Ricetto (bailarina uruguaya que fue solista en el American Ballet Theatre de New York), Giovanna Martinatto, Vanessa Fleitas y los primeros bailarines Ismael Arias, Alejandro González y Ciro Tamayo entre otros.

Luego de la gira inicial por Europa de 2011, recorriendo ciudades de Italia y España, el elenco acaba de finalizar su segunda gira por el viejo continente con 5 funciones nada menos que en el Teatro Liceu de Barcelona, el Auditorio San Lorenzo de El Escorial y el Teatro del Canal de Madrid donde se realizaron nada menos que 10 funciones con enorme repercusión, al punto de haber vendido 14.000 localidades, en un caso único para un elenco sudamericano.

También se dio el gusto de llevar al Ballet Nacional de Uruguay a realizar una exitosísima temporada en el mismo Teatro Colón de Buenos Aires donde inició su formación cuando niño.

La presencia del mastro Julio Bocca ha significado una auténtica revolución para la cultura uruguaya y un motivo de orgullo para el país todo.

Hace poco tiempo Bocca manifestó estar cansado y haber dudado si continuar o no al frente del Ballet del Sodre. Levantó un clamor popular en apoyo a su permanencia, la que, por cierto, se da como segura y por largo tiempo.

Bocca ha demostrado que también en Uruguay se pueden hacer las cosas al mejor nivel si hay profesionalismo y esfuerzo y también visión por parte de las autoridades competentes.

 

 

Leído 3263 veces
Banner
Banner
Banner


Acceso al Sistema

Banner