Banner
Banner
Banner
Home Elementos filtrados por fecha: Junio 2016

El cese el fuego bilateral y definitivo rubricado este jueves 23 por el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el comandante de la guerrilla comunista de las FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, allana el fin del conflicto armado más prolongado de América Latina.

Publicado en Colombia

Para los habitantes de Bajo Autopista, un barrio precario construido debajo de una vía rápida de la capital de Argentina, “los de afuera” son los que viven donde hay lo que a los de “adentro” les niegan. Una definición geográfica de la exclusión social, pero también una metáfora sobre la desigualdad urbana.


El techo de la vivienda de Karina Ríos es el bajo de la autopista Ilia, una de las mayores vías de circulación que atraviesan Buenos Aires. La barriada se sitúa en la frontera de las Villas 31 y 31 Bis, donde unas 60.000 personas se hacinan a pocos metros del barrio de El Retiro,  una de las zonas más cotizadas de la capital.

La luz y oxigenación de su hogar llegan a través de las rendijas entre las dos vías de la autopista, donde la humedad y la oscuridad dominan los dos ambientes de la vivienda,  con paredes de bloques de ladrillos desvestidos y donde vive con una de sus dos hijas.


"En los últimos 20 años América Latina lo que ha visto en términos generales como tendencia es el crecimiento de la desigualdad urbana”: Elkin Velásquez.


“Acá la ambulancia no llega sino viene con la policía no llega. Es que acá, como dice la policía, un ‘negrito (pobre o de raíces mestizas)’ que muere es un negrito más. Los negritos, para los de allá, para los de afuera, no somos nadie”, contó a IPS esta vecina la villa miseria, como se llama en Argentina a los asentamientos informales y precarios.

Así fue como murió su hijo, Saúl, de 19 años, el año pasado, cuando en una pelea por defender a un amigo, le dieron una puñalada que le perforó el hígado y el bazo. Murió desangrado, contó, porque no era uno de “afuera”.

“Si no hubiera tardado tanto la ambulancia, mi hijo hoy estaría vivo”, lamentó Ríos.

Ahora como activista vecinal de la organización Garganta Poderosa, Ríos representa a su barrio, en la demanda de mejores condiciones de vida. La principal de ellas es “la urbanización”.

“Nosotros los de la villa somos muy estigmatizados. Y es porque no estamos urbanizados,  no tenemos una buena calle”, definió.

“Los de acá cuando quieren ir a buscar trabajo no dan la dirección de acá porque si das la dirección de acá no te toman. A los villeros nos consideran a todos chorros (ladrones)”, cuestionó.

Para Ríos, urbanización es que las calles tengan nombre, y sobre todo que estén pavimentadas.  Las actuales, la mayoría de barro, se vuelven intransitables cuando llueve.

También incluye que haya centros de atención sanitaria. “Hay un puesto de salud pero los doctores solo te dan cinco turnos (de atención cada día) porque no les están pagando y atienden a los chicos a la intemperie. Pesan a todos los bebes desnudos con tremendo frío”, explicó.

Como en otros asentamientos como ese, tampoco tienen acceso a servicios básicos.

La lista de demandas es larga: “Que haya cloacas, que haya luz. Porque acá el incendio pasa porque todo el mundo está colgado ahí (conectado ilegalmente al tendido eléctrico) y se desenlaza un cortocircuito y empieza a quemarse la casa”, siguió sumando la mujer a la lista.

En América Latina y el Caribe, con 625 millones de habitantes, 472,34 millones residen en ciudades y de ellos más de 111 millones (23,5 por ciento) viven en asentamientos irregulares o tugurios como este bonaerense, según un informe regional de ONU Hábitat y otros organismos regionales.

El documento, titulado “Construcción de ciudades más equitativas. Políticas públicas para la inclusión en América Latina”, señala que pese a la reducción de la desigualdad en el ingreso de los habitantes urbanos de la región desde los años 90, al menos en un tercio de las ciudades latinoamericanas hubo un incremento de la población que vive en condiciones precarias.

“Ese informe lo primero que plantea es que en los últimos 20 años América Latina lo que ha visto en términos generales como tendencia es el crecimiento de la desigualdad urbana”, señaló Elkin Velásquez, director de ONU Hábitat para América Latina y el Caribe.

Esa desigualdad urbana crea ciudades excluidas dentro de las grandes ciudades, donde el acceso a los derechos también es desigual.

“Por derecho a la ciudad debemos entender la posibilidad y el derecho de cada ciudadano a contar con acceso a bienes y servicios públicos de calidad en las ciudades”, explicó Velásquez en diálogo con IPS desde la oficina regional de ONU Hábitat, con sede en Río de Janeiro.

También incluye “contar con acceso a todas las oportunidades posibles de desarrollo personal, de desarrollo familiar, de desarrollo comunitario y por supuesto de contar con todos los elementos que permitan desarrollar una calidad de vida óptima en la ciudad”, detalló.

Un derecho al que no acceden los de “adentro” del asentamiento Bajo Autopista, ni de ninguna de las “favelas”, “cantegriles” “ranchos”, “tugurios”, “callampas” o “pueblos jóvenes”, entre las decenas de nombres que adquieren los barrios hacinados, precarios y pobres en América Latina.

El “afuera” y el “adentro”, nuevamente. El que divide dos mundos por ahora irreconciliables.

Precisamente la región acogerá entre el 17 y el 20 de octubre Hábitat III, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible, que tendrá lugar en Quito, y donde se promoverán soluciones para romper con desigualdades como las que marcan las urbes latinoamericanas.

“Esto es otro mundo. Claramente son dos mundos muy distintos. Acá toda la gente se conoce, es amiga, y cuando salís afuera, no solo que afuera no te conoce nadie, y no es la misma forma de vivir, sino que afuera vivís con la estigmatización, la discriminación”, ilustró el técnico de computación Ariel Pérez Sueldo.

Para este vecino de la Villa 31, lo más urgente es la seguridad en un sentido más amplio e inclusivo.

“No de policía sino de los cables, las cloacas, las calles. Hay lugares donde la gente para llegar a su casa tiene que meterse con el barro hasta las rodillas. Hay lugares donde los cables de la luz están colgando y los chicos pueden electrocutarse. Seguridad también para tener un lugar donde entren los bomberos, ambulancias”, priorizó.

Alicia Ziccardi, del Instituto de Organizaciones Sociales de la Universidad Autónoma de México, y especialista en problemas sociales y urbanos de México y otras urbes regionales del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso), considera que para incorporar a estas ciudades excluidas hay que revalorizarlas.

“En el caso de Ciudad de México, por ejemplo, las colonias populares son espacios de vida donde la gente ha logrado tener un hábitat que es muchísimo mejor, a veces, que el que les asignan con una vivienda producida por políticas habitacionales que los obligan a vivir en periferias lejanas y sin servicios”, recordó a IPS.

“Creo que lo que en este momento está en juego es la revalorización de la autoproducción”, planteó la compiladora del libro “Procesos de urbanización de la pobreza y nuevas formas de exclusión social. Los retos de las políticas sociales de las ciudades latinoamericanas del siglo XXI”, elaborado por Clacso.

Para Ziccardi, “la producción social de vivienda implica que los gobiernos tienen capacidad de hacer una versión pública que sea sobre estos barrios originarios creados por la gente, porque seguramente que los resultados van a ser mejores que cuando se mercantilice la vivienda popular”.

En esencia, se trata de algo tan simple, según Pérez Sueldo, como “tener lo que todo el mundo tiene: una dirección, que te puedan instalar los servicios. Poder vivir normal”.

 

 

Publicado en Nuestro Mundo

Lo más destacado y memorable para la hinchada uruguaya fue la previa del partido de la Celeste ante Venezuela.

Publicado en Deportes

Fue una noche entre amigos y acordes para homenajear a un baluarte de la música del Rio de la Plata, al Sr. Washington ‘El Ruso’ Galli, quien durante varias décadas ha deleitado con una prodigiosa voz a los que disfrutamos del tango bien interpretado. 
Los artistas esa noche fueron: Mary Barrios, Nelson Hargain, Grupo Cuerdaluna, Jordi Sax, Armando Aguirre, Marga Michell, Raúl Jaurena y la pareja de bailarines de tango, Carolina Jaurena y Andrés Bravo.

Publicado en Gente
Lunes, 20 Junio 2016 17:30

Fracaso Color celeste

Uruguay sufrió un durísimo golpe al mentón de su historia y mística, un fracaso tan impensado como inesperado, al quedar eliminado en las primeras de cambio de la Copa América Centenario luego de solo dos partidos disputados algo que no ocurría desde la edición de 1997 en Bolivia, la desazón se torna mas incomprensible aun si tomamos en cuenta que los dirigidos por el Maestro Oscar Washington Tábarez son los líderes de las eliminatorias mundialistas camino a Rusia 2018.

Publicado en Deportes

Médicos y científicos cubanos realizan ensayos de la misma en otros países, pero aún esperan poder comercializarla legalmente.

Publicado en Salud
Lunes, 20 Junio 2016 17:16

Evocando al Sabalero

Nunca olvidaré aquella tarde de hace tantas y tantas décadas.

Publicado en Sonidos del Sur
Lunes, 20 Junio 2016 17:12

Gracias Querido Viejo

Caminando río arriba, vos y tus chicos, en busca de aventuras, pajaritos y grillos. Arriba en las montañas eras nuestro guía, nuestro protector y el que más reía. Creabas senderos donde no los había. Nos mostrabas las maravillas que el día ofrecía. Cuando cruzar el río había, tu ubicabas las piedras que nos ayudarían y con tu gran fortaleza nos levantabas como si nada y saltabas de piedra en piedra hasta la otra orilla, todos a salvo llegaban. Juntos nos sentábamos a la margen del río, mirando los peses que tu con tus silbidos y manos en alto “llamabas” y como por arte de magia, ahí estaban.

¡Qué aventura era el escuchar tus historias! al lado de un gran fogón, ya cayendo el sol. Al día siguiente todo comenzaba nuevamente: Nos ponías un sombrero a cada uno y nos dabas unos cuantos consejos de montaña, antes de emprender la gran escalada. Todos tus nenes de las manitos íbamos siguiéndote entre los montes, para llegar nuevamente al mágico río y sus olores, sus colores…al río que hoy sigue estando cristalino, al igual que estos recuerdos de mi niñez a tu lado, viejo mío.

Nos enseñabas como preparar una fogata, como levantar una carpa y cuando callar para escuchar la serenata, de los bosques que hablan. Inventabas canciones sobre la marcha y tus nenes caminábamos siguiendo el ritmo de tu silbido, por los senderos… buscando el río. Nos mostrabas cuan inteligente es la madre naturaleza y cuan frágil puede ser, si nos olvidamos de apagar el fuego de la fogata, antes de seguir el camino. Nos decías que todo montañista debe saber empacar liviano, llevar solo lo necesario. “La mochila es un accesorio, lo importante no esta en ella, lo importante lo llevamos dentro nuestro” Decías.

Una tarde regresando de expedición, nos envolvió una gran tormenta y vos, con suma tranquilidad y una sonrisa alentadora nos decías: “No se preocupen chicos que este temporal pronto pasará. Disfrutemos de la lluvia y del viento. Tiremos lo que esta demás en nuestro cargamento” Nos diste una varilla de palos secos a cada uno de tus hijos y nos enseñaste que “siempre es bueno tener un buen soporte, por si perdemos el equilibrio” decías… “tenemos que ver a donde pisamos, pero nunca olvidar hacia donde vamos” y como patitos siguiendo a su papá pato, te seguimos sin temor alguno, chapoteando de charco en charco en el medio del temporal. Jugando aprendíamos sobre la vida y sus ratos buenos y no tan buenos.

En una de aquellas inolvidables excursiones, en una calurosa tarde de verano, nos enseñaste a hacer un embalse en un pequeño riachuelo. Apilando piedra sobre piedra logramos hacer un dique en miniatura… y nos decías: “cuanto más piedras están juntas, más caudal se acumula, es igual cuando la gente se junta. Al igual que las piedras que acumulamos en el arroyo, que juntas pueden lograr mucho, es mas fácil cruzar el río cuando nos damos apoyo”. En las noches claras de luna llena, nos preguntabas ¿Cuantas estrellas pueden contar esta noche? Y pasábamos mucho tiempo jugando a quien contaba más estrellas; todos tirados en el piso, punteando con nuestros deditos a cada estrella en esas noches…allá en las sierras.

Han pasado muchos años desde entonces, mas aquellos recuerdos me alientan día a día. Me inspiran a guiar a otros, como vos lo hiciste con nosotros. Amado padre, quiero que sepas que tus enseñanzas, simples y profundas, crearon un embalse en mi alma. Ellas seguirán vivas en otros niños… en otros ojos hambrientos de aventura; como lo fueron los míos en aquella niñez tan mágica y pura. Gracias querido viejo.

Feliz Día del Padre a todo aquel que enseña a contar las estrellas.

Monica Elena
www.monicaelena.com

 

Publicado en Decídete

“Estimado profesor: El tiene que aprender que no todos los hombres son justos, no todos son verdaderos, pero por favor decirle que para cada villano hay un héroe, que para cada egoísta, también hay un líder dedicado.

Publicado en Eventos Especiales

Este artículo se vincula con el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación, que se celebra el 17 de junio.

Publicado en Medio Ambiente
<< Inicio < Prev 1 2 Próximo > Fin >>
Página 1 de 2
Banner
Banner
Banner


Acceso al Sistema

Banner