Banner
Banner
Banner
Home Culturales Constructivismo, teología y cultura (2)
Viernes, 18 Noviembre 2016 20:14

Constructivismo, teología y cultura (2)

  Por Marcos Torres
Valora este artículo
(0 votos)

La Enseñanza transmitida por el Maestro Don Joaquín Torres-García en Montevideo, se fundamenta en la Doctrina Constructivista, la cual surge de una visión holística, así expresada por el Maestro: ”Esta Doctrina se fundamenta en la ley de Unidad. Deduce una Regla.

Apoyado en ella, se constituye un Orden. Yen él todo está inscrito.

Dentro de tal doctrina, saber y conocer son algo total. Y tal saber, por esto, no puede aumentar ni disminuir. Se sabe o no se sabe.

A ese saber sólo puede llevar la razón, por su trabajo sobre ella misma, en lo puro.

El conocimiento de esa totalidad es una iniciación: saber. Tiene su cifra precisa; sus partes; porque es orden que tiene su fundamento en sí mismo.

Su base es la Unidad. De ella emana y a ella vuelve, y no puede salir de esa unidad sin crear nueva unidad, hasta lo infinito.

De tal conocimiento, que es ser y estar, el hombre toma su figura, pero a su vez es la figura del hombre. El animal existe por eso, y como eso, pero no conoce. Y la diferencia entre el hombre y el animal, es que el hombre sabe por la razón.

La razón es la llave del conocimiento. Nos lleva a conocer al HOMBRE. Todo está en él, no en pequeño, sino en su dimensión real . Aquí no hay dimensión.

La tradición de la civilización es la tradición del HOMBRE ABSTRACTO. El bárbaro sólo vive en el hombre concreto, real.

Tradición del HOMBRE ABSTRACTO: tradición de construcción. El hombre de todos los tiempos: junto al prehistórico, junto al primitivo, junto al azteca y el inca, junto al egipcio y el griego- en la Edad Media - allí estaba.

La civilización de las edades, pasando: de la caverna a la Arquitectura, de la superstición a la Filosofía; de la fuerza a la Justicia. Tradición del saber, incrustada en la piedra, oculta en el símbolo, verdad ayer y hoy, como el Sol.

En el HOMBRE ABSTRACTO, el equilibrio, la Regla”.

El núcleo del Constructivismo torresgarciano es una presentación de la gnosis de una hierofanía monista panenteista, cuyas expresiones son los varios conjuntos que constituyen la Enseñanza, los cuales se cultivan según las metodologías de la Tradición Hermética Cristiana, de la cual el Constructivismo es una presentación dedicada a los pueblos que habitan el Sacro Continente.

La exposición de la visión religiosa del sistema, es prominente en el corpus torresgarciano, como lo evidencia el que en su obra edita montevideana, el Maestro presente muchas reflexiones propias a un discurso religioso .

Así por ejemplo, en su obra “Estructura”, los primeros veinte de los sesenta y cuatro apartados que la constituyen están dedicados a temas de esa índole, y es el mismo caso con cincuenta de las ciento cincuenta lecciones que constituyen su “Universalismo Constructivo”. Estos no son casos aislados, como es evidente cuando se estudia el resto de su obra edita.

En “Tradición del Hombre Abstracto”, el Maestro explica tersamente su definición del término: “RELIGION: pacto sagrado entre los hombres de serle fieles a la Verdad, que es lo Universal. Vida en la totalidad”.

En la lección 86 de su “Universalismo Constructivo”, “Nuestro concepto de religión”, el Maestro elabora al respecto, señalando que toda persona se beneficia en tener una religión, entendida ésta como un camino de armonía entre el Hombre Universal y el hombre individuo, lo cual implica la vivencia de la relación armónica de lo Trascendente con lo Contingente , mediante la concienciación de lo Inmanente que los vincula.

En esta línea de pensamiento, la Teología se define como una disciplina que estudia de modo racional las relaciones entre lo Trascendente, lo Inmanente y lo Contingente.

En el presente, esta definición -como la de religión, es debido a su amplitud- muy “amigable al usuario”, considerando que la diversidad de la “aldea global” está cada vez más interconectada.

La propuesta torresgarciana considera que en dicha matriz religiosa se gesta la cultura.

La definición de cultura que se expone en “Tradición del Hombre Abstracto” dice: ”(...), a un pueblo llamará “una cultura”; esto es un conjunto humano que, relacionando lo abstracto a lo real, halle su unidad de vida en las leyes universales.

Razón y Naturaleza. Intuición y vida de un lado, y del otro, Orden, Universalidad”.

Un texto fundamental para profundizar en esta definición es “Metafísica de la Prehistoria Indoamericana”.

En la visión Constructivista torresgarciana, existe una continuidad que se extiende desde la hierofania, su desarrollo misteriosofico, la presentación de éste en una matriz religiosa, la cultura gestada en la misma, los modelos eco -eto- económicos que surgen de estos referentes, los modelos sociales que derivan de éstos, las ergologias y las modalidades de trabajo realizadas para transformar la realidad, dinamizadas éstas por los convencimientos vitales profundos, los cuales se revelan en el modo en cual se trata al “otro”: esté éste constituido por individuos, colectivos, especies e inclusive, el medio ambiente.

El estudio de las continuidades y discontinuidades así esbozadas es fundamental para decidir si una cultura es definible como Constructivista o no.

En el próximo artículo expondré la utilidad de este abordaje para los estudios culturales e históricos, y su importancia operativa para los tiempos en que vivimos.

Marcos A.Torres-Andrada.
Hierofante Fundador,
Iglesia del Culto Solar de las 16 Naciones.

 

 

Leído 347 veces
Banner
Banner
Banner


Acceso al Sistema

Banner