Banner
Banner
Banner
Home Culturales Considerando un cristianismo simple
Sábado, 21 Enero 2017 00:56

Considerando un cristianismo simple

  Por Marcos Torres Andrada
Valora este artículo
(0 votos)

A mayor conocimiento, mayor responsabilidad. El conocimiento válido que no se comparte en bien de todos genera estancamiento.

La presente crisis de la Biosfera hunde sus raíces en un eclipse de la bondad humana.

La degeneración espiritual, la distorsión intelectual, la depravación moral, la injusticia social, y la depredación de la naturaleza, evidencian una profunda degeneración de nuestra humanidad.

En estas circunstancias, todos debemos aportar algo por mínimo que esto sea- para la regeneración de todos.

Me pregunté a lo largo de años: “¿qué puedo aportar yo en beneficio de todos?”

En el presente, siento que en lo que a mi respecta, una repuesta válida a tal pregunta, es compartir mis conocimientos y reflexiones por pobres que éstos sean- referentes al sendero cristiano.

Ésta respuesta requiere de un emprendimiento dedicado a señalar referentes que faciliten la realización del propósito y objetivos expresados en las escrituras.

El propósito axial de las tradiciones cristianas es cultivar la fidelidad de Cristo, para existir en sinergia armónica con la Voluntad Divina conducente al Bien Supremo.

Las tradiciones cristianas, en general consideran como conducentes a la realización del tal propósito, los siguientes objetivos:

• Cultivar la receptividad al Espíritu Santo para el vivir cristiano en el día a día.

• Una Homocultura Integral centrada en el Cristo Interno.

• Aceptar las bendiciones para la Renovación de todo en Cristo.

• Seguir la inspiración del Espíritu Santo para obrar en armonía con la manifestación del Reino de Dios sobre la Tierra.

Un fruto de mi estudio, oración y contemplación, que quiero compartir es una presentación para abordar el Sendero Cristiano en su propósito y objetivos antedichos- trabajando sobre nueve conjuntos.

A posteriori, releyendo el Sermón de la Montaña (Mateo 5:3-10), encontré- tomándome algunas libertades hermenéuticas- una cierta correspondencia entre estos nueve conjuntos, las ocho beatitudes y la gran recompensa expuestas por Jesús en dichas enseñanzas.

He denominado a ésta, mi presentación, “Un Cristianismo Simple”.

Los nueve conjuntos están integrados por subconjuntos y por los elementos que los componen.

Esta es la enumeración de los conjuntos:

• Afirmar todo el Camino en el Nombre de Jesús.

“Pero a los que la recibieron les dio el poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre;” (Juan 1:12)

Todas las narrativas cristinas así como todas las prácticas místicas están centradas en torno al nombre de Jesús de quien pocos sabemos históricamente a parte de estas narrativas centradas en torno a su nombre.

• Contemplar la Tradición, en su base canónica (escrituras), y no canónicas (otras escrituras cristianas), comentarios (Patrística y pronunciamientos conciliares), aportes varios y de autores ilustres, y acervo popular.

• Afirmándonos en el Principio de Realidad, cultivarla Vía Mística.

• Promover una Homocultura Integral centrada en el Cristo Interno.

• Ser proactivos en compartir la Verdad, la Vida, y la Gracia.

Esto se realiza respectivamente evangelizando, con las misiones, y con los carismas y dones del Espíritu Santo.

• Promover el Ecumenismo

Esto es una afirmación de la unidad del Cuerpo Místico de Cristo, constituido por TODOS aquellos que lo reconocen como Mesías y que se valen de Su Nombre.

• Investigar y proponer sinergias para la armonía interparadigmática.

• Cultivar proactivamente la armonía con Gaia.

• Cultivar proactivamente la armonía con el Cosmos.

Considero necesario señalar estos puntos al entregar esta presentación:

• La centralidad de la vida mística mediante la cual es posible conectarnos con Cristo en su Cuerpo de Gloria.

• La importancia de compartir las bendiciones recibidas, mediante el trabajo cultural, el diálogo y la evangelización.

• Mantener simple la organización de la Comunidad.

La misión de la misma es ser útil a todas las tradiciones cristinas y no cristianas. En otras palabras, evitar consolidarse en una nueva denominación, aún cuando puedan legalizarse institutos y corporaciones varias según sea necesario.

Todo grupo debe ser responsable por sus interpretaciones, decisiones, actividades y recursos.

• Facilitar el acceso a los tesoros intangibles, tangibles y mixtos de la tradición cristiana.

• Actividad pastoral a ser realizada por los varios grupos independientes.

La pastoral la sistematizamos en liturgia, misiones y manifestación del Espíritu Santo.

En lo que mi accionar respecta, entiendo que para cultivar el carácter ecuménico de esta propuesta es vital hacerlo como cristiano laico, limitándome así a las liturgias propias a los laicos, a la trasmisión de conocimientos, a compartir reflexiones y a lo que el Espíritu Santo determine para la condición seglar.

El accionar según las líneas antedichas, me permite cultivar la tradición que recibí de mis mayores, trabajar en la denominación en la cual soy Ministro y afirmar la Unidad del Cuerpo Místico de Cristo.

La afirmación de mi libertad de conciencia, es condición necesaria para poder respetar la libertad de conciencia, estilo de vida y acción, de quienes tengan interés en mi propuesta, así como de todos los seres conscientes en general.

 

 

 

 

 

Leído 587 veces
Banner
Banner
Banner


Acceso al Sistema

Banner