Banner
Banner
Banner
Home Tomando Nota Rincón del Consumidor Suplementos: Una guía completa de seguridad
Viernes, 16 Septiembre 2016 02:19

Suplementos: Una guía completa de seguridad

 
Valora este artículo
(0 votos)

Las pastillas y las cápsulas hacen promesas que no pueden cumplir en un mercado con una profunda falta de supervisión. Entérate de cuáles son los ingredientes que debes evitar, qué significan las etiquetas (y qué no), y las razones por las que los alimentos adecuados y el ejercicio son una opción mucho mejor.

Calvin Jimmy Lee-White era muy pequeñito. Nació el 3 de octubre de 2014, dos meses prematuramente, con un peso de cerca de 3 libras y con apenas el tamaño de una calabaza butternut. Existen normas de atención médica para el tratamiento de estos bebés tan delicados, y como lo reconoció posteriormente el abogado de la familia del bebé, los médicos del Hospital Yale-New Haven en Connecticut las siguieron. Pusieron a Calvin en una incubadora que podía regular su temperatura corporal y mantener alejados los gérmenes, dijo el abogado. Y le administraron medicamentos surfactantes, los cuales ayudan a promover el desarrollo pulmonar, algo crucial en los bebés prematuros. Además, a partir del primer día de la vida de Calvin, le dieron probióticos todos los días.

Los probióticos vienen en forma de polvo, líquido o pastillas compuestos de bacterias vivas para ayudar a mantener el equilibrio natural de los microorganismos intestinales en el cuerpo. En años recientes, en algunas unidades de cuidados intensivos neonatales (NICU, por sus siglas en inglés) se los han estado dando a los bebés prematuros en base a la evidencia de que pueden ayudar a protegerlos de una enfermedad intestinal mortal.

Algunos médicos están preocupados por esta tendencia. Debido a que los probióticos pueden ser clasificados como suplementos nutricionales, no tienen que sujetarse a las mismas normas reguladoras de los medicamentos de receta o incluso los de venta libre. Los fabricantes no tienen que obtener la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para vender sus productos, y sus instalaciones no son vigiladas del mismo modo que las de las compañías farmacéuticas.

Pero la NICU en Yale-New Haven eligió lo que parecía ser un producto seguro. Estaba elaborado por una empresa grande, con aparentemente buena reputación, se comercializa específicamente para lactantes y niños, y está disponible en farmacias de todo el país.

Calvin tuvo problemas y batalló de todos modos. Desarrolló protuberancias en el abdomen y una cirugía reveló que sus intestinos estaban invadidos por un hongo raro.  La infección se propagó rápidamente del intestino a los vasos sanguíneos, en donde causó múltiples obstrucciones, y luego a la aorta, en donde ocasionó un coágulo.

El 11 de octubre, con tan solo 8 días de edad, el bebé Calvin falleció. Los funcionarios del gobierno iniciaron entonces una investigación muy triste. ¿De dónde vino el hongo? Y ¿cómo llegó al cuerpo de este pequeño bebé prematuro?

Tratamientos no probados

La respuesta es que el probiótico estaba contaminado. La FDA analizó envases sin abrir del mismo lote de probiótico que se le dio a Calvin y descubrieron el mismo hongo que había infectado sus intestinos. Ciertos lotes del producto, ABC Dophilus en polvo, preparado por el fabricante de suplementos Solgar, fueron retirados de las farmacias y droguerías por todo Estados Unidos.

La familia Lee-White presentó una demanda contra Solgar y el Hospital Yale-New Haven, alegando que su bebé había sido envenenado sistemáticamente y que nadie les había advertido sobre los riesgos asociados con los probióticos.

"Como se administró, el suplemento no solo no previno la infección intestinal mortal", dice John Naizby, el abogado de la familia. "El suplemento en realidad causó la infección intestinal mortal". Solgar, el fabricante del probiótico, le dijo a Consumer Reports vía correo electrónico que llevó a cabo una investigación a fondo en cooperación con la FDA y con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y no encontraron ningún contaminante en ningún punto de su propia cadena de suministro. La compañía dijo que las únicas muestras contaminadas encontradas fueron las entregadas a la FDA por la farmacia del Hospital Yale-New Haven.

El hospital no quiso hacer comentarios para este artículo. Sin embargo, a raíz de la muerte del bebé Calvin, la FDA emitió un comunicado advirtiendo a los médicos que tuvieran mayor cautela con el uso de suplementos que contengan bacterias vivas en personas con sistemas inmunes comprometidos. LA FDA dijo que la evidencia de la seguridad de esta metodología para prevenir la enfermedad intestinal en bebés prematuros era inadecuada, y que deberían llevarse a cabo los ensayos clínicos apropiados.

El problema va mucho más allá de un probiótico contaminado. Los suplementos nutricionales, vitaminas, minerales, hierbas, productos botánicos y una lista cada vez mayor de otras substancias "naturales", han viajado del pasillo de las vitaminas al establecimiento médico convencional. Los hospitales no solo incluyen suplementos en sus formularios (sus listas de medicamentos aprobados), sino que además están abriendo sus propias tiendas de suplementos especiales en el hospital mismo y en línea. Algunos médicos están haciendo lo mismo. De acuerdo con una encuesta de Gallup de 200 médicos, actualmente el 94% recomienda vitaminas o minerales a algunos de sus pacientes y el 45% han recomendado también suplementos de hierbas. Además, el 7% no solo recomienda suplementos, sino que además los vende en su consultorio.

Los consumidores están comprando esos productos por montones. De acuerdo con la revista científica Nutrition Business Journal, las ventas de suplementos han aumentado en un 81% en la última década. Este aumento es fácil de entender: Los suplementos son más fáciles de conseguir que los medicamentos con receta, y tienen la fama de ser más naturales y por lo tanto más seguros. Sus etiquetas a menudo prometen hacer frente a problemas de salud para los que existen pocas soluciones fáciles. ¿Quieres una cintura más pequeña? La garcinia cambogia sirve para eso. ¿Músculos más grandes? Prueba con creatina. ¿Mejor sexo? Yumbina (Yohimbe). ¿Qué te parece un buen impulso a tu cerebro? Ácidos grasos Omega 3. ¿O a tu nivel de energía?  Ginseng.

Es difícil decir qué parte de esos productos suponen un riesgo para los consumidores. Un informe del 2013 de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO) encontró que desde 2008 hasta 2011, la FDA recibió 6,307 informes de problemas de salud por suplementos nutricionales, incluyendo 92 muertes, cientos de enfermedades con peligro de muerte, y más de 1,000 lesiones o enfermedades graves. La GAO sugiere que debido a la información incompleta, el número real de incidentes puede ser mucho mayor.

Una verdadera cifra seguiría siendo probablemente minúscula en relación con la cantidad de suplementos que se compran y se consumen. Pero no hay manera confiable de saber si un suplemento en cuestión es seguro. Y el hecho es que los suplementos nutricionales, que tu médico te podría recomendar y que probablemente están en la farmacia justo al lado de los medicamentos de venta libre confiables o justo frente a los medicamentos recetados, no están siendo regulados de la misma manera que los medicamentos.

"No solo son potencialmente peligrosos los ingredientes publicitados de algunos suplementos", dice el doctor Pieter Cohen, MD., profesor asistente de medicina de la Facultad de Medicina de Harvard que ha estudiado ampliamente los suplementos y ha escrito numerosos artículos sobre el tema, "sino que debido a la forma en que están regulados, a menudo no se tiene ni idea de lo que en realidad se está ingiriendo".

Fuente/ Consumer Reports magazine: 07-2016

 

Leído 497 veces
Banner
Banner
Banner


Acceso al Sistema

Banner